El MARCA presenta “Otra lengua extinta” del poeta Jose Yebra

José Yebra.

Este miércoles a las 18.30 h el Museo Arqueológico de Cacabelos continúa con el I Ciclo de Presentaciones de Libros. En esta ocasión le toca el turno a un poeta de guerrilla: Jose Yebra (1967). Su obra – Otra lengua extinta- es su primer poemario en solitario publicado por Suburbia Ediciones.

Otra lengua extinta recorre con maestría y pulso rítmico el pasado y el presente construyendo una poética de la cotidianeidad en la que el mero hecho de poner una lavadora se convierte en un acto de resistencia y arte.

Berciano de origen, cacabelense de pro y asturiano de pura adopción (viaje entre paisajes sincopados del botillo a la fabada y viceversa), comenzó a escribir poesía y relatos cortos a finales de los 80. En la década de los 90 ganó varios concursos de relato corto y participó en varios certámenes poéticos; escribió una novela, Ciclos de Mil Cabezas, en la que combina sus propias experiencias como estudiante universitario con los viajes en el tiempo, la reencarnación y, sobre todo, la música, siempre la música.

Tras unos años impartiendo clases de Gramática Generativa Transformacional (la de Chomsky), se traslada con Nuria, compañera y cómplice, a Londres donde trabaja como profesor de castellano y francés en Phoenix High School. Sigue escribiendo, pero mucho de aquel material, guardado en diskettes, se pierde en ese limbo que habita en toda mudanza. En el año 2014 decide retomar la pulsión (y pasión) escritora. Participa junto con otrxs 14 poetas en el poemario colectivo Degeneración Salvaje (2015) y crea un blog en el que se expresa a su antojo (Viajes al Fondo del Alsa, título proveniente de su galopante amaxofobia: siempre en autocar a todos lados, con toda la familia cargada de maletas.

Colabora con varios poemas en la revista digital La Poesía No Muerde y, siempre que puede, asiste a timbas poéticas, jams, recitales, etc. Dentro de la disidencia poética, también le gusta definir sus versos como poesía de guerrilla; poesía del pueblo para el pueblo, sin púlpitos rebosantes de oráculos de conocimiento.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *