La rehabilitación del Pozo Viejo es el primer paso hacia el BIC del patrimonio minero de Fabero

En el 2017 se cumplen cien años desde que el empresario Diego Pérez Campanario iniciara la extracción de carbón en Fabero, el Pozo Viejo fue desde 1928 uno de los más emblemáticos del grupo Antracitas de Fabero, con la construcción de un poblado minero en su entorno y una actividad a más de 100 metros de profundidad hasta comienzos de los años 50, cuando se abrió el Pozo Julia. Tras haber pasado a manos de UMINSA en el año 1998, en el 2002 fue cedido por Vitorino Alonso al Ayuntamiento.

Ahora la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta lo ha rehabilitado con 54.137 euros procedentes del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Es una primera actuación en el conjunto del patrimonio industrial de Fabero a la que seguirá otra en el Pozo Julia, y con las que la Junta quiere dar los primeros pasos hacia la declaración de Bien de Interés Cultural para el conjunto histórico minero del municipio, ha confirmado el director general de Patrimonio Cultural, Enrique Saiz Martín, en la inauguración de la rehabilitación.

Para el Ayuntamiento la rehabilitación del Pozo, que ahora es visitable tras la consolidación de su estructura y del castillete, es un avance positivo en la puesta en valor del patrimonio cultural de Fabero después de ver como pasaban los años sin tener noticias del Parque Minero.

Con estas actuaciones Fabero quiere convertirse en una alternativa turística con un producto único relacionado con la minería, ha comentado su alcaldesa, Mari Paz Martínez.

Las obras han tenido una duración de dos meses y con las mismas se han abierto dos entradas al Pozo, y colocado una reja y una barandilla para garantizar la seguridad. Se han limpiado los muros de mampostería de piedra, desbrozado el entorno, y pavimentado algunas zonas. Además, se han instalado 10 proyectores led para iluminar el conjunto por las noches.

Dentro de las acciones realizadas para llevar a acabo este proyecto se encuentra también las relacionadas con el castillete de acero, entre ellas, la  limpieza de restos de óxido y reparación de las placas de acero para eliminar los deterioros originados por la corrosión; la aplicación de esmalte sintético gris sobre toda la estructura; y la colocación de dos chapas onduladas de acero galvanizado sobre la perfilería a modo de cubierta.

En la Casa de Máquina se ha realizado la reparación paramentos verticales de mampostería de piedra; rejuntado y reconstrucción de piedra; limpieza de revocos existentes; colocación de nuevas carpinterías de madera, ventana fija con un vidrio de seguridad y una puerta de paso maciza de una hoja para la entrada; continuación de la pavimentación exterior

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *