Los vecinos de Compostilla rechazan la Planta Térmica que la Junta quiere instalar junto a las casas del barrio

Terreno junto al Parque de Bomberos. Foto: Raúl C.

Los vecinos del barrio de Compostilla rechazan el proyecto de la Red de Calor que la Junta de Castilla y León quiere instalar junto al Parque de Bomberos porque, de hecho, se trata de una central térmica que emitirá el humo resultante de tres calderas de biomasa con una potencia total de 13,5 Mw térmicos junto a las viviendas, “Pretende colocarnos otra montaña de carbón que nos aislaría de la ciudad y que implicaría además un nuevo foco de contaminación”, manifiestan desde la Asociación.

Indignados denuncian que el proyecto se ha puesto en marcha por parte del equipo de gobierno municipal del PP con “sigilo” y cuya licitación ya se ha publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León, “Una decisión que se ha tomado con absoluta falta de transparencia, y que implica una ilegalidad urbanística, puesto que la parcela en cuestión está destinada a equipamiento y es totalmente incompatible con esa planta térmica”, manifiestan los vecinos que no están dispuestos a que se empeore su calidad del aire que respiran.

La Asociación tacha de irresponsable el proyecto porque la Planta se instalará en una zona de viviendas en el que además del Parque de Bomberos se encuentra el Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) y el CEP de Compostilla.

Por todo ello, la Asociación convoca a todos los vecinos del barrio a una reunión informativa que se celebrará el próximo miércoles, 20 de diciembre, a las 20 horas en la sede social de la Calle Cid nº 13. En la misma se decidirá qué acciones se tomarán ante la iniciativa de la Red de Calor con la que la Junta y el Ayuntamiento quieren dar servicio de agua caliente y calefacción a varios edificios públicos como el Toralín, el Pabellón de Deportes, la Escuela Idiomas, el Rocódromo Municipal, la Estación de Autobuses, y el centro de salud de Pico Tuerto, entre otros.

Los vecinos de Compostilla piden además el apoyo de los partidos políticos de la oposición para evitar que el proyecto finalmente se ejecute.

Con la Planta, Ayuntamiento y Junta pretenden optimizar los recursos para reducir los consumos de energía en los edificios actuales y sus emisiones de CO2 al aire, una iniciativa que a priori parece interesante pero que no tiene en cuenta que las emisiones contaminantes estaban antes repartidas por diferentes puntos de la ciudad en los edificios citados y que ahora se concentrarían en un sólo foco con el empeoramiento de la calidad del aire que conllevaría para las viviendas de Compostilla.

Al quemarse biomasa se genera humo y partículas muy variadas como óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, compuestos de azufre y residuos sólidos.

Una planta similar se planteó en el 2016 en el barrio de Eras de Renueva de León generándose una gran preocupación y oposición entre los vecinos. Lo mismo ocurrió con los habitantes de Navatejera (León) que se revelaron contra la instalación de una Red de Calor por encontrarse a menos de 2 Km de las viviendas.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *