Palacio de Canedo celebra la Fiesta del Vino con el crítico Luis Paadín

Fiesta del Vino 2017 en Palacio de Canedo.

El primer Mencía del 17 ya está en la calle y es un Bierzo del Palacio de Canedo. El divulgador y crítico de vinos Luis Paadín fue el encargado de presentarlo como “el único vino que nace, no se hace”, y que se convierte “en uno de los mejores tintos del mundo”
Un millar de personas degustaron el primer Mencía del año que se ha estrenado coincidiendo Fin de Semana Mundial del Enoturismo.

Como siempre, el segundo sábado de noviembre, y coincidiendo con el Día Mundial del Enoturismo, en el Palacio de Canedo ha descorchado las primeras botellas de la cosecha de 2017 elaborado en la DO Bierzo, el Maceración Carbónica.

Luis Paadín en la Fiesta del Vino de Palacio de Canedo.

Es la 26 cosecha consecutiva apostando por este tipo de vino que es, además de agricultura ecológica, de ahí que en el Palacio no hayan dudado en calificar esta añada de heroica debido a lo difícil que lo ha puesto la naturaleza con las heladas primero y el largo e intenso verano después.

Esa climatología extrema y poco habitual ha logrado un vino también excepcional que lleva en el alma la impronta de este año, como se encargó de señalar el enólogo de la bodega, José Manuel Ferreira.

Luis Paadín fue el encargado de presentar en sociedad el vino. Paadín es uno de los críticos más prestigiosos de nuestro país a la hora de hablar de vino y gastronomía, siendo además una referencia en Galicia. Habitual en los jurados de los premios más prestigiosos, este año recibió el premio Especial al Mejor Libro de Bebidas del Mundo en los Gourmand Awards.

Paadín aprovechó para explicar que el Bierzo es el lugar del mundo en el que hay más densidad genética de mencía, lo que atestigua que es el origen de esta variedad está aquí.

El bodeguero José Luis Prada, por su parte, reivindicó el trabajo de más de un cuarto de siglo haciendo este tipo de vino “cuando nos llamaban locos por hacer maceración, y luego se ha demostrado que teníamos razón”. La perseverancia ha dado su fruto y cada año se comercializan cerca de 20.000 botellas, siendo el único maceración del Bierzo y uno de los pocos del Noroeste.

Hoja de castaño

Este año el árbol al que está dedicada la etiqueta del maceración carbónica es al castaño. Las hojas de este árbol tan asociado al vino (“En el Bierzo las montañas que no dan vino dan castañas”, dice el refrán) reivindican la labor de la Fundación Prada a Tope en la recuperación de nuestro paisaje con su Bosque Didáctico, entre Quilós y Arganza, donde el castaño convive con otras cuarenta especies autóctonas formando un auténtico jardín botánico de acceso libre y gratuito.

La Fiesta del Vino Nuevo reunió a alrededor de mil personas alrededor del maceración, las castañas asadas, el dulce de castañas, la crema de limón con castañas y la música de Kikiribú y Musicanimación que alargaron la fiesta hasta cerca de la medianoche.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *