Ponferrada y Camponaraya acogen las III Olimpiadas Concepcionistas

Los colegios de las Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza de España disputarán en Ponferrada y Camponaraya durante esta semana las III Olimpiadas Concepcionistas, un encuentro deportivo al que asistirán más de 500 alumnos de Sexto de Primaria y Primero de la ESO.

Este evento se realiza cada dos años y la sede va rotando entre los 13 colegios de la Congregación en el país. Como en 2017 se celebra el 80º Aniversario de la presencia Concepcionista en el Bierzo, los organizadores eligieron la comarca para el encuentro bienal.

La inauguración oficial será el martes 25 a las 21.30 de la noche en el Pabellón del Toralín, con la presencia de autoridades de los municipios anfitriones en cuyas instalaciones deportivas se desarrollarán las diferentes pruebas, Ponferrada y Camponaraya, y del Consejo Comarcal.

La clausura es el jueves 27 con la entrega de premios a las 13.15 horas en el propio Toralín, siendo la prueba final, como en los Juegos Olímpicos, la Maratón.

En este caso la maratón será más corta y saldrá a las 10 de la mañana del colegio de La Inmaculada de Ponferrada, en la plaza de Luis del Olmo, para recorrer la ciudad con final en el Toralín.

Las primeras pruebas, en cualquier caso, comenzarán el mismo martes a partir de las 16.30 horas, y todas tendrán lugar en el entorno del Toralín. Allí disputarán pruebas de atletismo y natación, así como los deportes de equipo: fútbol 11 y 7, baloncesto, voleibol, bádminton, entre otros.

Antes de la cena, a las 20 horas, los colegiales realizarán un paseo para conocer la ciudad, en especial su casco antiguo, antes de asistir a la inauguración oficial.

Los profesores de ambos colegios de Educación Física estarán acompañados de 95 voluntarios, de los cuales 75 cursan los grados de formación de Actividades Físicas y del Deporte (TAFAD) así como de Animación Social y Cultural (TASOC) en el centro de Camponaraya.

Para premiar el juego limpio los árbitros utilizarán la “Tarjeta Blanca”. Así como la roja sirve para expulsar y la amarilla para apercibir, la blanca servirá para premiar el comportamiento con compañeros, rivales, árbitros, público, etc. El árbitro podrá mostrar la tarjeta blanca en hechos muy puntuales como reconocimiento a un acto deportivo a destacar por parte de los jugadores, entrenadores o incluso el público.

Comparte esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *