El Bergidum estrena “El precio”, un clásico contemporáneo de Arthur Miller

La versión de “El precio”, de Arthur Miller, dirigida por Sílvia Munt e interpretada, entre otros, por Tristán Ulloa y Gonzalo de Castro, abre el próximo jueves, 3 de octubre (20,30 horas), el programa de abono de otoño del Teatro Bergidum, que ofrecerá hasta principios de diciembre ocho funciones cuidadosamente seleccionadas entre lo mejor de la producción escénica nacional. La representación forma parte del Programa Platea del Ministerio de Cultura.

Arthur Miller sigue siendo, sin duda, el autor más destacado del teatro norteamericano de todos los tiempos y un auténtico clásico contemporáneo en la historia mundial del teatro, aunque solo fuera por la obra que lo consagró, “Muerte de un viajante”. “El precio”, estrenada en Nueva York a finales de los años sesenta, utiliza la referencia de los devastadores efectos de la crisis de 1929, que afectó gravemente al padre del autor, a través de los recuerdos de los hermanos Victor y Walter Franz, hijos de un empresario que se vio arruinado, lo que le sumió en la resignación y la derrota de su propia vida.

Dos hermanos se reencuentran en el desván de la casa familiar después de años sin hablarse. La casa debe ser demolida y Víctor, un humilde policía a punto de retirarse, y su esposa Esther convocan el hermano mayor, Walter, cirujano de éxito, a un encuentro con el tasador para decidir el precio de los viejos muebles familiares. Todo va bien, hasta que los recuerdos hacen despertar los fantasmas cerrados en este viejo ático.

Las obras de Miller abordan la responsabilidad del individuo hacia los demás, el conocimiento de uno mismo y la realización personal. Preocupado siempre por los seres más vulnerables y perdidos en los falsos valores que impone la sociedad norteamericana, la obra del estadounidense ahonda más en el terreno moral que en el político.

La fuerza de “El precio” se asienta en un impresionante trabajo interpretativo: “la grandeza de estos actores es que vuelven real y perturbador todo lo que tocan. Lo hacen con tanta naturalidad que arrojan al patio de butacas un sombrío trozo de vida con el que el espectador empatiza y se identifica”, ha dicho la crítica.

Tristán Ulloa (el comisario de “Fariña”), “encarna a ese policía dolido en lo más íntimo al pensar que su hermano hizo voluntaria omisión de su deber para cuidar al padre”; Gonzalo de Castro (“Doctor Mateo”), “se convierte en el cirujano, el triunfador de la familia, en quien confluyen en idéntica proporción el realismo, la amargura y la soberbia”. La directora, Silvia Munt, nos pone delante un complejo debate moral para la sociedad de hoy: el triunfo como una forma de fracaso, la familia como una condena.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies