Contacta con nosotros

Ciencia

El metano de los cuencas carboníferas, un recurso de 3.000 millones de euros

Publicado

el

jose-antonio-gutierrez

Un trabajo de investigación desarrollado por José Antonio Gutiérrez Bravo sobre la “Viabilidad y potencial de la captura de metano en las cuencas carboníferas de Castilla y León”, revela que existe un potencial total de más de doce mil millones de metros cúbicos de recursos CBM, (coal bed methane o gas de capas de carbón), que al precio actual del mercado energético supondrían una cantidad de 2.827 millones de euros. Se trata de una tesis doctoral que fue dirigida por el profesor Manuel José Camino Llerandi, del Departamento de Tecnología Minera, Topográfica y Estructuras, y que fue defendida el pasado 27 de mayo en la Universidad de León.

El carbón en su proceso de maduración (carbonización) genera un gas, principalmente formado por metano, que puede ser aprovechado como fuente energética alternativa a otras que se utilizan en la actualidad. El CBM es un recurso poco conocido en España, y a nivel mundial las mayores reservas se encuentran en Rusia, Canadá y China.
El trabajo desarrollado por Gutiérrez Bravo presenta un punto de partida para fomentar el desarrollo de este recurso en la comunidad autónoma de Castilla y León. Para ello ha llevado a cabo una extensa revisión teórica, que engloba todos los factores susceptibles de influir en el desarrollo de un proyecto de este tipo, y realiza una valoración económica para conocer cuál es la cantidad de gas extraíble de manera rentable.

Las conclusiones obtenidas han servido para desarrollar un método de valoración de la rentabilidad CBM a partir de cuatro parámetros básicos de las capas de carbón, como son: el rango, la potencia, la cantidad o concentración de gas por tonelada, y la permeabilidad.

TECNOLOGÍA LIMPIA Y RENTABLE

El Coal Bed Methane (CBM) es una fuente de energía de baja contaminación, ya que es el combustible fósil cuya combustión genera menor cantidad de CO2 por KWh de energía eléctrica generada. En opinión de González Bravo, ofrece también la ventaja de “diversificar el mix energético nacional”, y además “su utilización a una escala rentable reduciría la dependencia energética del exterior, que ronda actualmente el 80%”.

Con el aprovechamiento de este gas, que actualmente se emite a la atmósfera, se conseguiría una reducción importante del efecto invernadero y además se podría combinar la recuperación del CBM con la inyección y almacenamiento de CO2, “con lo que se conseguiría una tecnología totalmente limpia”.

La utilización del metano como fuente de energía también sería beneficioso porque permitiría a España acercarse más a los objetivos del Protocolo de Kioto, al tiempo que mejoraría la seguridad en la minería, y podría potenciar el desarrollo socioeconómico de las zonas mineras.

La extracción del GBM se realiza mediante la fracturación hidráulica. Se trata de un procedimiento similar al que se emplea para la obtención de gas natural por ‘fracking’, mediante la fracturación de la roca madre (pizarras y esquistos). Para extraer el gas atrapado en la roca se utiliza una técnica de perforación mixta: en primer lugar se perfora hasta 5000 metros en vertical y después se perfora varios kilómetros en horizontal (de 2 a 5). Entonces se inyecta agua con arena (98%) y una serie de aditivos químicos (2%) a gran presión. Esto hace que la roca se fracture y el gas natural se libera y asciende a la superficie a través del pozo.

En el caso del metano de capas de carbón, las perforaciones son mucho menos profundas (por debajo de los 1500 metros), y también son menores los aditivos químicos, lo que reduce los posibles problemas asociados a este tipo de explotaciones.

Continuar leyendo
Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

Se pierde el satélite español Ingenio ocho minutos después de su lanzamiento

Publicado

el

Ocho minutos después de despegar, el cohete que transportaba al satélite SEOSAT-Ingenio se ha desviado de su trayectoria y el fallo ha supuesto la pérdida de la misión, según ha comunicado hoy la Agencia Espacial Europea. Era el mayor proyecto del sector espacial español jamás realizado, destinado a observar la Tierra en alta resolución.

Ocho minutos después de este lanzamiento algo ha fallado y se ha perdido la misión SEOSAT-Ingenio. / ESA

Después de tantos años de trabajo y un presupuesto que ronda los 200 millones de euros, algo ha fallado en el lanzamiento del satélite SEOSAT (Spanish Earth Observation SATellite), bautizado también como Ingenio, y se da por perdido.

Tal y como estaba previsto despegó, junto al satélite francés Taranis, a bordo de un cohete Vega este martes a las 02:52 h (hora peninsular española) desde el Puerto Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana Francesa, pero poco después, por motivos todavía no aclarados, se produjo el incidente fatal.

La Agencia Espacial Europea (ESA) lo confirmaba con este escueto comunicado: “8 minutos después del despegue de la misión VV17 de Vega, tras el primer encendido del motor de la etapa superior de Avum (módulo superior de combustible líquido), se identificó una desviación de la trayectoria, lo que implica la pérdida de la misión”.

Los técnicos de la agencia ya están realizando análisis de datos de telemetría para determinar la causa de este fallo, y se ha anunciado para hoy una rueda de prensa donde se tratará de aclarar lo sucedido.

SEOSAT-Ingenio era un avanzado satélite de observación de la Tierra, el mayor proyecto del sector espacial español realizado hasta ahora. Lo ha desarrollado la ESA con financiación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia e Innovación y el contratista principal ha sido Airbus España, que también ha fabricado un dispensador (llamado VESTA) donde iba encapsulado el satélite francés Taranis y acoplado arriba el español.

Sus múltiples aplicaciones tendrán que esperar

Sus datos se hubieran aplicado en áreas como la información topográfica, cartografía, uso del suelo, planificación urbanística, agricultura, gestión del agua, silvicultura, protección del medio ambiente, sector de los seguros y protección civil ante desastres naturales como incendios forestales, sequías, inundaciones y olas de calor.

La información de la superficie terrestre facilitada por Ingenio hubiera servido tanto para las administraciones públicas españolas (organismos de nueve ministerios y de CC. AA.) como para usuarios del mercado comercial internacional.

La carga ‘estrella’ o útil del satélite era un instrumento óptico de alta resolución, con dos cámaras idénticas que cubrirían unos 28 km de ancho cada una. Para tomar las imágenes, ambas disponían de dos canales: un canal pancromático (blanco y negro) de 2,5 m de resolución, y otro multiespectral con cuatro bandas (azul, verde, rojo e infrarrojo cercano) de 10 m de resolución.

El instrumento hubiera operado en modo de barrido en una franja de 55 km, “cubriendo más de 2,5 millones de km2 por día”, según destacó ayer Jorge Lomba, jefe del Departamento de Programas Aeroespaciales del CDTI durante una rueda de prensa previa al lanzamiento. “Nuestro objetivo era diseñar, desarrollar y controlar un sistema espacial completo por primera vez”, señaló.

También ofreció algunos datos de SEOTAT-Ingenio: masa de 750 kg, vida útil de 7 años (aunque transporta combustible para 10) y operación en órbita heliosincrona (pasar sobre una determinada latitud terrestre en un mismo tiempo solar local) a una altura de 670 metros. Hubiera girado un poco más de 14 veces al día alrededor de nuestro planeta. También estaba previsto que este satélite óptico se hubiera complementado con PAZ, una misión radar lanzada en 2018.

Iba a complementar a otros ‘centinelas’ de la Tierra

Por su parte, Josef Aschbacher, director de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA, recordó que SEOSAT-Ingenio iba a complementar las misiones del programa europeo Copernicus (con sus satélites Sentinels) y que sus datos se hubieran utilizado no solo en España y el resto de Europa, también en otras partes del mundo como el norte de África y América Latina.

La proyección internacional de SEOSAT-Ingenio también la apuntó José F. Moreno, presidente del Grupo Asesor de esta misión, “aunque para nosotros era realmente importante hacer de esto una misión nacional española: con tecnología nacional y el desarrollo de un programa de observación de la Tierra también nacional (incluyendo la explotación de datos)».

Para la fase de lanzamiento y órbita temprana, el control de la misión estaba en el Centro Europeo de Operaciones Espaciales de la ESA (ESOC) en la ciudad alemana de Darmstadt, pero después ya se hubiera encargado de la gestión el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en Torrejón de Ardoz (Madrid).

El director del Programa de Exploradores de la Tierra de la ESA, Dominique Gillieron, subrayó que SEOSAT-Ingenio “era mucho más que un satélite: era un sistema operacional completo”, y que, a pesar de los retos que ha supuesto la pandemia por la covid-19 y el confinamiento, se habían logrado superar las distintas etapas en su desarrollo… hasta hoy.

Al final de la rueda de prensa, algunos de los ponentes cruzaron los dedos, pero desgraciadamente no se cumplieron sus deseos y el lanzamiento de la misión Ingenio falló, aunque su nombre hace referencia a esa facultad del ser humano para discurrir con prontitud, crear y conseguir finalmente lo que se desea.

FUENTE: SINC

Continuar leyendo

Ciencia

La bióloga berciana Mari Cruz García premiada en Estados Unidos por su trabajo de recuperación de nitrógeno

Publicado

el

Mari Cruz García

Mari Cruz García, una investigadora que nació en “un pueblito cerca de Corullón”, a la que siempre le gustó la biología, estudios que llevó a cabo en la Universidad de León (ULE), y que desde 2008 lidera la Línea de Tratamiento de Residuos Ganaderos y de la Industria Agroalimentaria del ITACYL (Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León), ha recibido el premio FLC Award for Excellence in Technology Transfer 2020, concedido por el FLC (Federal Laboratory Consortium) de Estados Unidos, entidad que tiene el mandato del Congreso estadounidense para la educación, promoción y facilitación de la transferencia de tecnología a nivel nacional.

El galardón ha premiado su participación junto a Matias Vanotti, uno de los investigadores más prestigiosos a nivel mundial en esta temática, en el estudio y transferencia de la tecnología de recuperación de nitrógeno amoniacal de los residuos, utilizando membranas permeables a los gases.

Se trata de un trabajo que permite capturar el amoníaco almacenado, tanto en aguas residuales como en purines, a través de unas membranas tubulares transpirables, fabricadas con materiales similares al teflón o el goretex. Un ácido diluido se encarga de ‘atrapar’ ese amoníaco y lo transforma en un fertilizante líquido convencional de alto valor agronómico y económico.

Además del avance tecnológico que este estudio supone para el campo de la investigación agraria, hay que destacar los beneficios medioambientales que puede generar en un futuro, dado que se puede evitar la emisión de grandes cantidades de amoniaco a la atmósfera, ya que se recupera el nitrógeno contenido en los desechos, que luego se puede emplear como fertilizante en la agricultura.

La investigadora premiada trabaja en la actualidad con cinco compañeras: Berta Riaño, Beatriz Molinuevo, Isabel González, Berta Gil y Noemi Curto, con las que dice formar “un equipo fabuloso a las que gusta mucho nuestro trabajo”.

Tras acabar la carrera, en 1998 le dieron una beca predoctoral para hacer la tesis en el Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Valladolid (UVA).

El título de su tesis fue ‘Caracterización de la microfauna y de comunidades microbianas en sistemas de eliminación simultanea de materia orgánica y nutrientes’, y fue codigida por los profesores Eloy Bécares Mantecón, de la ULE, y Pedro A. García Encina de la UVA.

Continuar leyendo

Ciencia

Moderna anuncia un 94,5 % de eficacia de su vacuna contra la covid-19

Publicado

el

Los resultados reportados por los Institutos Nacionales de Salud y la empresa Moderna de EE UU indican que entre los 30.000 voluntarios que han participado en el ensayo clínico en fase 3, solo ha habido 95 casos de contagio, de los cuales 90 estaban en el grupo de placebo. Ninguno de los casos de covid grave pertenecía al grupo vacunado.

Representación de la proteína de espina del SARS-CoV-2 frente a una partícula del virus. / NIH

La empresa Moderna ha difundido los resultados provisionales del ensayo clínico en fase 3 de su vacuna contra la covid-19, conocida como ARNm-1273. Según la nota de prensa emitida por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE UU, la vacuna es segura y efectiva para prevenir los síntomas de la covid-19 en adultos. 

Más de 30.000 participantes reclutados en 100 centros de investigación clínica de los Estados Unidos participaron en el estudio, que se inició el 27 de julio de 2020, después de que los resultados de las pruebas clínicas de las primeras etapas indicaran que el candidato a la vacuna era bien tolerado y generaba inmunidad. La mitad recibió la vacuna y la otra mitad, un placebo.

Entre estos 30.000 voluntarios, se han producido 95 casos de covid-19 sintomática. Con estos datos, el equipo independiente que supervisa los resultados de la vacuna ha concluido que el candidato es seguro y bien tolerado, y le otorga una tasa de eficacia del 94,5 %. Esta cifra supera los resultados anunciados por Pfizer la semana pasada, que reportaba un 90 % de eficacia.

De todos los casos, 90 ocurrieron en el grupo de placebo y 5 en el grupo vacunado. Solo hubo 11 casos de covid-19 grave y todos ellos ocurrieron en el grupo de placebo, ninguno en el grupo vacunado. Los hallazgos son estadísticamente significativos, lo que significa que probablemente no se deban al azar.

El candidato a la vacuna, mRNA-1273, ha sido codesarrollado por la compañía de biotecnología Moderna con sede en Cambridge, Massachusetts, y el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los NIH. Combina la plataforma de entrega de ARNm (ARN mensajero) de Moderna con el inmunógeno de los científicos del NIAID.

Según afirman los NHS, los investigadores colaboraron con trabajadores de asociaciones comunitarias para inscribir a un grupo diverso de participantes en el estudio, al ser conscientes de los efectos desproporcionados de la epidemia en colectivos insuficientemente representados. El 37 % de los voluntarios del ensayo pertenecen a minorías raciales y étnicas.

Los investigadores principales del estudio son Hana M. El Sahly, investigadora principal del Consorcio de Investigación Clínica de Enfermedades Infecciosas en el Baylor College of Medicine de Houston; Lindsey R. Baden, investigadora principal de la Unidad de Ensayos Clínicos de la Vacuna contra el VIH de Harvard en el Hospital Brigham and Women’s de Boston; y Brandon Essink, investigador principal y director médico de Meridian Clinical Research.

Los NIH aseguran que en un próximo informe se ofrecerá información detallada y datos sobre el ensayo, que podrá consultarse en la web de clinicaltrials.gov.

FUENTE: SINC

Continuar leyendo
Publicidad

Trending

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies