Imprescindible rastrear nuevas infecciones para frenar la pandemia de Covid-19

Según la epidemióloga de la Universidad Europea de Valencia, Patricia Guillem, para mantener la seguridad durante la desescalada hace falta una estrategia de diagnóstico precoz, vigilancia y control de los nuevos casos a través del rastreo de las nuevas infecciones.

Patricia Guillem

Una paso hacia ello se dio en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de ayer, en el que se consensuó un plan para ampliar la capacidad de detección precoz de infecciones por la transmisión del Sars-Cov-2, causante de la pandemia de Covid-19. Para Guillem el Plan es una medida fundamental para poder adoptar reacciones rápidas en el caso de nuevos brotes.

La vigilancia es además imprescindible para poder analizar las medidas de prevención y contención que se van a aplicar en las diferentes fases de la desescalada del estado de alarma decretado por el Gobierno.

Para llevar a cabo esta labor de rastreo se tiene que contar con un importante equipo que ayude a analizar y reportar la situación del virus en tiempo real con los casos de personas infectadas. Guillem manifiesta que el desarrollo del Plan debe realizarse a través de los servicios de salud pública de las diferentes comunidades autónomas en coordinación con el Centro Nacional de Epidemiología.

Con los datos que se generen se debe crear una base de datos completa y actualizada por lo se tendría que contar con una gran conexión informática y con los recursos necesarios para que toda la información sea analizada., «Es más, los datos clínicos y epidemiológicos se deberán cruzar con los serológicos que se vayan obteniendo del estudio nacional de seroprevalencia ENE-COVID«, afirma la Guillem, quien añade que la estrategia a seguir, al igual que se ha hecho en otros países, pasa por la realización de test masivos acompañados de medidas de rastreo y seguimiento, con medidas de rápido aislamiento de nuevos casos.

Patricia Guillem recuerda que en países como Singapur, Corea del Sur, Israel o Polonia se han utilizado los móviles para determinar de forma rápida quién ha estado en contacto con el enfermo. Además, los teléfonos se están utilizando para generar alertas de contagio de coronavirus.

Por último, en otras zonas del planeta, como Estados Unidos, Reino Unido y Alemania se está formando a personas para convertirlas en rastreadores de la enfermedad. Según el cálculo de la Asociación Nacional de Condados y Ciudades de EE UU, se necesitan aproximadamente 30 rastreadores por cada 100.000 habitantes, lo que para España supondría unos 13.500 rastreadores.

FUENTE: SINC

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies