Los pendoneros del Bierzo cumplen con éxito su primer gran reto, la subida al Mirador de Orellán

El I Gran Desafío de los Pendoneros del Bierzo se ha cumplido con éxito. Alrededor de una veintena de pendones procedentes de varios puntos de la comarca se han dado cita a las 11:30 de la mañana para recorrer el último kilómetro hasta el Mirador de Orellán.

El reto era importante si se tiene en cuenta el calor que hacía a esa hora y que cada pendón pesa entre 30 y 40 kilos y tiene una altura que puede llagar a los 9 metros.

Tras llegar al Mirador, las 300 personas que han participado en el I Desafío, organizado por la Agrupación de Pendoneros del Bierzo con la colaboración del Consejo Comarcal y del Ayuntamiento de Borrenes, han degustado una paella en el Hotel Rural Cornatel.

La iniciativa nace con el compromiso de repetirse otros años en puntos emblemáticos del Bierzo y de implicar a las generaciones más jóvenes en una tradición de gran arraigo en la provincia y que data de la Edad Media, cuando los pendones acompañaban a los ejércitos cumpliendo una función identificativa. Fue a partir del siglo XVII cuando estos estandartes adquirieron una carácter representativo y ceremonial. Muchos de ellos se dan cita todos los año en diferentes acontecimientos de la comarca con la Romería de la Cuesta de Camponaraya o la del Pantano de Bárcena.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies