BIC y Transición Justa, el último tren que la cuenca Fabero Sil no puede perder

Recorrer el interior del Pozo Julia es hacer un viaje en el tiempo a lo que fue la actividad minera que dio de comer a miles de familias en la Cuenca Fabero Sil. Un legado que es patrimonio industrial y que recibirá dentro de muy poco el reconocimiento Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto Etnológico.

Además, recientemente el Pozo Julia se ha incorporado a la Ruta Europea del Patrimonio Industrial. Son avances que aunque puedan parecer pequeños significan mucho porque permitirán avalar las solicitudes de financiación a Patrimonio y al Ministerio de Fomento para rehabilitar este espacio y el Pozo Viejo. Actuaciones como el arreglo del castillete y el espacio de la visita virtual del Pozo Julia, o del economato y del hospitalillo del Pozo Viejo, forman parte de una plan director que puede incluir otros proyectos como la visita a una mina de interior.

La puesta en valor de la explotación a cielo abierto de la Gran Corta para convertirlo en un parque geológico, de aventura y solar ya está en marcha, el grupo Tragsa entregará en septiembre la primera parte del proyecto para su transformación.

Para los cuatro municipios que forman parte de la cuenca minera Fabero Sil (Toreno, Fabero, Vega de Espinarda y Berlanga) los fondos europeos de Transición Justa son el último tren que no pueden dejar pasar para poner en valor su patrimonio y dar una opción de futuro a sus habitantes.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies