Contacta con nosotros

Mini-Docs

Carracedo de Compludo retoma el norte medioambiental con voluntariado y land art

Publicado

el

El pasado sábado, 14 de mayo, la asociación Las Humeiras de Carracedo de Compludo celebró una jornada de voluntariado medioambiental con un recorrido para identificar las aves de la zona, el desbroce del entorno de utilidad pública y una interesante acción de land art «para recuperar el norte»

Con la llegada de la primavera el campo no solo ofrece un paisaje renovado de vegetación con diversidad de colores sino también de sonidos que nos recuerdan, con el cantar de infinidad de pájaros, que la vida resurge en esta época del año.

La naturaleza es fuerte, pero a la vez frágil si se altera su equilibrio y por ello la asociación de las Humeiras de Carracedo de Compludo organizó una jornada de sensibilización ambiental, dirigida por el biólogo Benito Fuertes, para recordar que el hombre y las aves, viven en muchos casos en un mismo hábitat.

“Compartimos los pueblos y el entorno con una serie de animales que nos ayudan a la polinización, al control de plagas, y que, sobre todo, nos alegran la vida”, comentó Fuertes al inicio de la jornada.

A primera hora de la mañana los participantes realizaron un recorrido por el entorno del pueblo como una demostración práctica de lo que podía ser un itinerario para comprobar el estado de las poblaciones de aves. Se establecieron varios puntos separados entre si como estaciones de escucha, en los que se paraba durante cinco minutos para anotar todos los contactos, los pájaros que se ven y escuchan en esos primeros 25 metros de recorrido, y fuera de esa banda. Con ello lo que se intentaba hacer es saber no solo las especies que se encuentran en ese lugar sino cuantificarlas siguiendo métodos estadísticos, con la intención de repetir el itinerario a lo largo del tiempo.

Esta metodología se utiliza frecuentemente por ornitólogos y es la base de los estudios de impacto ambiental que se deben realizar para los controvertidos proyectos de parques eólicos y solares en el medio rural.

Las estaciones de escucha permiten analizar las aves a través de sus cantos y evaluar el estado de salud de los ecosistemas que son parte del patrimonio sonoro de una zona. “Hay paisajes sonoros que son muy interesantes e importantes porque conectan mucho con las personas. Los sentidos del oído, el olfato son tan importantes en el cerebro como lo es el de la vista”, recordó el biólogo.

En la caso de Carracedo de Compludo, existe una rica variedad de aves forestales y de matorral. En las zonas forestales hay páridos, currucas, trepadores, y arrendajos; en las ligadas a pueblos y huertas se encuentran otros páridos, colirrojos, y lavanderas; y en las zonas de matorral hay mosquiteros, y currucas, entre otras aves.

Por estar rodeada de montañas, en la zona se pueden ver también aves de gran tamaño, como la águila real, o la perdiz pardilla. “Es un entorno privilegiado ya que no tiene un uso muy intensivo del territorio por lo que las poblaciones de aves y de otros grupos faunísticos se mantienen muy bien”, señaló Fuertes.

El recorrido sonoro se completó con un pase fotográfico con imágenes de las aves que, con un poco de paciencia y unos buenos prismáticos, se pueden observar en muchos pueblos del Bierzo.

La segunda parte de la jornada de sensibilización ambiental se dedicó al desbroce del entorno de utilidad pública del pueblo para mantenerlo limpio y realizar con el material del mismo una acción de Land Art (arte de la tierra). Como explicó la artista y miembro de la Asociación, Inés García, “se trata de una corriente que se centra en interaccionar con la naturaleza, en un diálogo entre ser humano y el medio natural a través de la modificación del mismo sin dañarlo”. En general, son composiciones que duran muy poco tiempo porque están sujetas a los cambios meteorológicos, pero al ser de gran tamaño son fácilmente apreciables.

En este caso, se realizó una rosa de los vientos gigante, que como dijo García era “para centrarnos en lo importante, con una caja nido para pájaros que señala el norte».

Con esta jornada, la Asociación recuperó la continuidad en las actividades culturales y medioambientales tras los largos meses de aislamiento forzado por la pandemia, y en la misma participaron vecinos del pueblo, miembros de la asociación y amigos que siempre están dispuestos a colaborar.

Gracias a estas iniciativas el pueblo se mantiene vivo, pero se pide también el apoyo de la administración local para solventar problemas como la falta de electricidad debida a una avería en las baterías de los paneles solares.

Las Humeiras tiene programadas más actividades para este año como es la reparación de la cuadra de los burros, un concierto y un espectáculo circense en el pueblo. Con todo ello, Carracedo de Compludo se reivindica no solo como un lugar donde se puede vivir sino también como un espacio donde disfrutar de un entorno único con cultura y ocio sostenible.

Continuar leyendo
Publicidad
Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bierzo

El Jardín de la Alameda es la joya natural del siglo XIX que marca la identidad de los villafranquinos

Publicado

el

Por

Ubicado entre dos de las construcciones más emblemáticas de Villafranca del Bierzo, la Colegiata de Santa María y la iglesia de San Nicolás del Convento de los Padres Paúles, el Jardín de la Alameda destaca como una joya natural que forma parte de la identidad de los villafranquinos desde hace casi siglo y medio.

El encanto de este espacio, que fue anteriormente el Campo de San Antonio y que se convirtió en jardín en 1883, hace soñar a pequeños y grandes, es y ha sido testigo de aventuras y travesuras, y de innumerables encuentros amorosos. Pero sobre todo, el Jardín es un punto de encuentro para todos los villafranquinos.

El estilo romántico galante de este jardín, con forma ovalada y acabado en herradura en uno de sus extremos, se basó en el modelo francés de parterres rodeados de setos de boj del siglo XIX.

Su trazado está marcado por el laberinto central, con varias entradas y salidas; y su estructura está formada por tres zonas y un paseo exterior. En el centro de cada una hay una fuente, la más destacada está en el medio del jardín, la llamada Chata o Meona que fue comprada tras la desamortización del Monasterio de Santa María de Carracedo.

Botánicamente el Jardín acoge una flora, en gran parte, de Orient e Medio, China, India y Japón, con abundantes y frondosos plátanos y especies como castañas de indias, palmeras, cedros, peonías, lilas blancas o claveles de indias, entre otras.

En este espacio descansan los peregrinos del Camino de Santiago y los amantes de la cultura disfrutan de la Fiesta de la Poesía, porque Villafranca es también tierra de grandes escritores y poetas. Es un evento en el que los versos se fusionan con los colores, las luces y los estados del jardín a lo largo de las cuatro estaciones del año.

Continuar leyendo

Cultura

Las Humeiras promueve la música y el conocimiento de las aves en Carracedo de Compludo

Publicado

el

Por

La asociación las Humeiras ha organizado este verano en Carracedo de Compludo varias actividades que tienen que ver con el conocimiento y la protección de las aves, y la promoción de la música a través de la grabación de un video con los Ciclones del Becerril, una agrupación berciana que lleva el nombre del pico del monte sobre el que se asiente este peculiar pueblo.

En este minidoc hace referencia a las mismas y a las experiencias de alguno de sus miembros que explican el por qué echaron raíces en Carracedo.

Las Humeiras apuesta por el desarrollo y el mantenimiento sostenible de los pueblos a través del cuidado del medio ambiente, y del trabajo participativo y colaborativo en tareas, como el desbroce o la poda, necesarias para la prevención de incendios. Con las actividades que se organizan desde la Asociación recuerdan que los pueblos hay que cuidarlos, respetarlos y apoyarlos porque son la esencia de la identidad de sus gentes, un patrimonio que hay que preservar.

Continuar leyendo

Cultura

La rehabilitación del Monasterio de Vega de Espinareda depende también de los fondos de TJ

Publicado

el

Por

El Monasterio de San Andrés domina desde lo alto la vista de la localidad de Vega de Espinareda. Su estructura, todavía imponente, deja adivinar que tuvo un pasado determinante ligado al municipio y al entorno. Pero desde que dejara de ser un colegio de enseñanza media en el año 1995 el paso de los años ha afectado a su estructura poniendo en peligro su futuro.

Por ello, el Ayuntamiento ha empezado a dar los primeros pasos para recuperarlo acometiendo la primera fase de la rehabilitación de la casa parroquial con una subvención del Instituto Leonés de Cultura de 200.000 €, que ha permitido arreglar la cubierta, la balconada del exterior y parte de las vigas del interior para, más adelante, poner una escalera y un ascensor.

En la actuación se han invertido 200.000 € gracias a una subvención del Instituto Leonés de Cultura. El Ayuntamiento solicitará una segunda fase de 300.000 € para consolidar las cuadras y la primera planta, porque la intención es, según el Alcalde, Santiago Rodríguez, convertir el edificio en un albergue que atraiga a los visitantes de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leones, a senderistas y peregrinos del Camino Olvidado a Santiago.

Por otro lado, Rodríguez está convencido de que si se consigue agilizar la tramitación de los proyectos que Vega de Espinareda ha presentado, junto con los otros ayuntamientos de la cuenca Fabero-Sil, a los fondos Transición Justa , el Monasterio y la zona funcionarán turísticamente, lo suficiente como para que se pueda fijar población y tener una opción de futuro.

Continuar leyendo
Publicidad

Trending

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies