Durante los primeros 50 días del estado de alarma la actividad de negocio presencial cayó un 83% en Castilla y León

Durante los primeros 50 días del estado de alarma decretado por la crisis sanitaria del coronavirus, la actividad de negocio presencial en Castilla y León cayó un 83%, aunque casi un 49% continuó a través del teletrabajo. Además, un 33% se vio obligado a cerrar temporalmente, tanto por las decisiones administrativas que se adoptaron como por decisión propia. Tan solo un 1% no tiene intención de reabrir el negocio una vez finalice el decreto.

Éstos son algunos de los datos que se desprenden del estudio realizado por el equipo de investigadores Global Entrepreneurship Monitor (GEM) de Castilla y León, dirigido por los profesores de la Universidad de León Mariano Nieto Antolín y Nueria González Álvarez. Los resultados se obtuvieron a partir de la información recogida en una encuesta telemática dirigida al empresariado de CyL entre los días 20 y 30 de abril, del que se recibieron 101 respuestas.

El análisis se realizó con el objetivo de valorar la situación del emprendimiento en la comunidad autónoma ante la crisis de la covid-19. El trabajo está disponible en el siguiente enlace: https://www.gem-spain.com/wp-content/uploads/2020/06/Informe-COVID-GEM-Castilla-y-León.pdf

Conclusiones

El informe explica que en general las expectativas de futuro más inmediato “no son muy positivas, especialmente entre aquellos que han tenido que cerrar durante el periodo del confinamiento”. De este colectivo, casi 8 de cada 10 creen que el impacto sobre su negocio será algo o muy negativo en los próximos 6 meses.

El sector que espera tener un impacto negativo más acusado es el sector de servicios al consumidor final, seguido del sector primario. El 52,9% y 50%, respectivamente, que creen que el impacto en los próximos 6 meses será muy negativo. Por el contrario, el sector de servicios a empresas es el menos pesimista en sus previsiones a corto plazo, incluso casi un 14% considera que el impacto será muy positivo. A pesar de seguir con su actividad, los que continúan gracias al teletrabajo son más optimistas, siendo más de un 16% los que creen que su impacto será muy positivo o algo positivo.

La principal preocupación de las empresas de Castilla y León por los efectos de la crisis se refiere a su capacidad para superar un período largo de confinamiento (el 51,5% de los negocios así lo señalan, independientemente del sector y tamaño de la empresa). El hecho de no poder mantener al personal (un 23,2% de las empresas encuestadas) constituye la segunda preocupación por orden de importancia.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies