Las ánimas de la Santa Compaña se llevan el carbón de Fabero al más allá

Desde los rincones más profundos del Valle de Fornela las ánimas de la Santa Compaña llegaron a Fabero en la noche de Todos los Santos para llevarse al difunto carbón al más allá. Desde la Casa de la Cultura medio centenar de almas portaron a hombros el ataúd por las calles en completa oscuridad hasta el Pozo Julia, donde recogieron al carbón ya sin vida y futuro y lo depositaron en la caja negra de la muerte.

Con esta celebración, enmarcada dentro de las actividades programadas en la IV Feria de Terapias Complementarias, el Ayuntamiento ha recuperado una tradición que durante siglos se mantuvo en el noroeste peninsular y que, con su inquietante teatralización, dejó en silencio a todo el pueblo. El evento finalizó con una queimada y rosquillas para todos los participantes y asistentes.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies